28.10.08

La cultura del Slow Down

Párate a pensar en tu día a día. ¿Te dedicas el tiempo que necesitas a ti mismo? ¿Dedicas tiempo suficiente los tuyos? Vaaaaaale. Entre semana hay que trabajar/estudiar, lo cual quita tiempo y es necesario estar pendiente del reloj. Lo sé. Lo entiendo. Pero, ¿y el fin de semana? ¿dedicas tus días de fiesta a descansar, a relajarte? ¿o sigues pendiente del reloj y de todo lo que aun te queda por hacer? Venga, para esto no hay excusas...

Mira, yo soy la primera que pretende, por ejemplo, dedicar el fin de semana a hacer todas esas cosas que entre semana no puedo. La mayoría de veces lo único que consigo es una frustración enorme por no poder abarcar con todo. Simplemente mi energía no es suficiente para hacerlas todas. Hay algo que me empuja a sentir que si no las hago desaprovecho el tiempo, se me escapa entre las manos y nunca más lo podré recuperar. Y yo me planteo: ¿por qué? ¿Tan grave es que me tome un día para descansar, para no hacer nada? ¿por qué es egoísta que no quiera dedicárselo a nadie si no quiero? Es como si nos metieran en la cabeza un nuevo ciclo evolutivo: nacer, consumir, morir. Porque no te equivoques, lo único que hacemos es consumir tiempo. No lo utilizamos para algo, lo consumimos, lo desechamos sin disfrutarlo. Sinceramente creo que tal y como esta organizada esta sociedad, yo dentro de lo que cabe aun llevo una vida bastante relajada...

El otro día
, pensando en todo esto y con una opinión un tanto pesimista sobre la vida en la ciudad, la crisis económica, la organización mundial y demás pajas mentales.... me encontré con el Movimiento Slow.

El Movimiento Slow propone aparcar la prisa y disfrutar del cada minuto.Esta orientada a la maduración de ideas, a la reflexión, a tomarnos el tiempo que corresponde para cada cosa. Para ello reivindica un una nueva escala de valores, basada en trabajar para vivir y no al contrario. La biodiversidad, la reivindicación de las culturas locales y un empleo inteligente de la tecnología, son algunas de sus principales señas de identidad. Vamos, que "no hay que llegar primero, sino que hay que saber llegar”.

Ahora tú me dirás que esto es muy bonito, pero que en la vida real no es posible. Yo no hablo de cambiar el mundo, eso me queda un poco grande, pero puedo mejorar mi calidad de vida en pequeñas pero grandes cosas. No sé como expresarlo... por ejemplo ¿cuanto hace que no observas lo que te rodea solo por que vas como un robot para llegar al trabajo o a la universidad? ¿sabes las cosas que te pierdes? Hace mucho tiempo que tengo la convicción, no se si acertada o no, de que los turistas disfrutan más del sitio que visitan que la gente que vive allí. Cuando llegas a una ciudad que no conoces te fijas en los detalles, en la gente, en las calles, en las plazas, las tiendas... Estas abierto totalmente a que el entorno en que te mueves te sorprenda, te aporte, te enseñe. Todo es especial. Otra cosa ¿cuanto tiempo hace que no dedicas toda una mañana o toda una tarde a ponerte guap@? Piensalo bien. No vale aquel día que quedaste y querías impresionar, no vale aquel día que te depilaste para ir a la playa, no vale una ducha rápida y un afeitado rápido antes de salir. Dime, ¿cual fue la ultima vez que tuviste tiempo para cuidarte? yo no lo recuerdo... ¿qué tontería no? Podría ir más lejos y hablarte de la ultima vez que te tomaste un café simplemente por que te apetecía y no para despertarte; de la ultima vez que hiciste el amor con calma, sin preocuparte por madrugar al día siguiente, por los niños o por lo que tenias que hacer después; de la ultima vez que disfrutaste de la comida, en vez de simplemente alimentarte; de la ultima vez que desayunaste con tranquilidad, sin prisa para ir a trabajar/estudiar; la ultima vez que leíste algo con calma, solo por el gran placer de leer... Pero no lo haré, por que creo que ya vas pillando un poco por donde voy.

Seguramente es un tema demasiado extenso para una entrada de blog, así que ya volveré sobre el tema. Pero de momento: vive el presente sin pensar en el futuro. Saborealo, disfrútalo, con calma, sin prisas. Vive para ti, no para el tiempo que ha de venir, para las horas, los minutos, los segundos, que se desgranan inexorablemente uno tras otro ¿Que importa? Sólo importas tú. No te apresures, no pienses en lo que has de conseguir, consíguelo poco a poco, paso a paso, sin atosigarte, sin dejar de respirar. Piensa que lo único que importa es lo que estás viviendo, no lo que has de vivir. ¿El futuro? ¡Ya vendrá! Que espere...

Un saludo!!


1 comentario:

Imma dijo...

uau!!!!!
De repente me siento relantizada, es sabado y hace unos minutos me estaba frustando porque queria hacer muchas cosas, pero voy a intentar tomarmelo con calma. Vale? te amo!!!

Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.